Por Kim Ga Young
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14601&cataId=nk01500

Los residentes de la ciudad de Chongjin, en la provincia norcoreana de Hamgyong, están enfrentando casos de robo y asaltos. Aunque la brecha entre los ricos y los pobres del país se está ampliando de manera dramática, las autoridades no están tomando las medidas apropiadas para hacer frente al aumento de la delincuencia. Para más, nos dirigimos a la periodista Kim Ga Young.

Los residentes de Chongjin se sienten preocupados, ya que los incidentes relacionados con el crimen organizado siguen afectando a la ciudad. Ha habido informes de ladrones usando cuchillos para cortar bolsos y robar carteras a la luz del día. Las casas vacías se han convertido en un blanco particularmente popular para el robo en general.

“Los residentes de toda la ciudad se quejan de que la ciudad está repleta de ladrones”, dijo una fuente de la provincia de Hamgyong del Norte durante una conversación telefónica con el Daily NK el 26 de junio. “Se escuchan gritos en los vecindarios de la ciudad cada noche mientras los propietarios se enfrentan a ellos”

Según la fuente, los ladrones a menudo comienzan como vagabundos jóvenes, como los llamados kkotjebi, o niños y adolescentes sin hogar. Sin embargo, en estos días, los crímenes son meticulosamente planificados y organizados. Los ladrones vagan vestidos con ropa raída pero pueden dar un golpe en un instante, saqueando una casa próxima.

La creciente brecha entre ricos y pobres es parcialmente responsable de la tendencia. Mientras que algunos residentes han podido subir la escala socioeconómica gracias a la gradual comercialización del país, otros han quedado atrás. Entre los que no tienen, hay una sensación de privación y malestar social.

Chongjin es especialmente afectado por las influencias de la mercantilización en la vida social, ya que es el hogar de dos grandes mercados mayoristas que son utilizados con frecuencia por la nueva clase empresarial del país, conocido como el donju. Comparado con otras ciudades, más residentes en Chongjin hacen su vida en los mercados. La concentrada presencia de comerciantes ricos se ha convertido en un atractivo para los ladrones oportunistas.

001.jpgDos kotjebi [niños sin hogar] en un callejón detrás de la ciudad de Chongjin en el mercado de Sunam. En marzo de 2017. En el pasado, a menudo se veía a estos niños mendigando en la calle. Aquí, se pueden ver jugando en un carro vacío. De archivo: DailyNK

El hecho de que los adolescentes en sus veintenas de edad están involucrados en el robo organizado es particularmente notable. Hasta la fecha, la mayoría de las formas de delincuencia organizada han sido perpetradas por soldados en las regiones fronterizas.

La situación ha cambiado significativamente en los últimos años. La comercialización ha dejado a algunas personas vulnerables atrás, y los adolescentes y los más jóvenes que son parte de esta tendencia ahora están tomando represalias.

A pesar del empeoramiento de la situación, las agencias de seguridad pública encargadas de inculcar la ley y el orden están tomando un enfoque práctico, dijo una fuente independiente en la provincia de Hamgyong del Norte.

“El Ministerio de Seguridad Pública (la policía de Corea del Norte) reconoce la gravedad de la situación porque son bombardeados con informes de robo por parte de ciudadanos, pero no tienen medios reales para abordar las causas subyacentes de la ola del crimen”, explicó.

“Es necesario dar a estos jóvenes ladrones órdenes de trabajo o algún tipo de castigo para que no vuelvan a hacerlo, pero los oficiales de seguridad no quieren perseguir a estas personas. En su lugar, los perpetradores quedan impunes día tras día y las agencias de seguridad pública no tienen planes para abordar la cuestión o parar el crimen”.

* Editado por Lee Farrand