Por Seol Song Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14584&cataId=nk02900

El gobierno de Corea del Norte impone normas para la agricultura que requieren que los agricultores contribuyan una cierta cuota a las autoridades y les permita mantener el resto para sí mismos. Los medios de comunicación estatales aclaman la política como una revolución en la agricultura y afirman que es responsable de impulsar la productividad. Sin embargo, los residentes se quejan de que sus vidas en realidad se han vuelto más difíciles con el tiempo. Para más información, nos dirigimos al reportero Seol Song Ah.

El llamado sistema de gestión de campo (pojon) recibió una respuesta positiva cuando se introdujo por primera vez en 2012. Como parte de las Nuevas Medidas de Gestión Económica del 28 de junio, se permite a los agricultores quedarse el 30% del objetivo de la producción, así como cualquier exceso. Muchos creían que las medidas mejorarían significativamente sus vidas y les permitirían tener un montón de productos sobrantes para vender.

En 2014, un residente que vivía en el condado de Kimjongsuk de la provincia de Ryanggang explicó con entusiasmo a su esposa – que había desertado a Corea del Sur – que las cosas iban a ser diferentes y la animó a regresar al norte.

Pero la situación comenzó a deteriorarse a partir de 2015. A los agricultores con tierras pantanosas o tierras pobres se les ordenó producir tanto como otros agricultores con más tierras cultivables. El régimen estableció normas guiadas únicamente por el producto total, ignorando las diversas condiciones a las que se enfrentan los agricultores individuales. Ha resultado en dificultades y en un creciente resentimiento.

¿Cómo se distribuyen los fertilizantes y los equipos agrícolas bajo el nuevo sistema?

Veamos una región en particular como ejemplo. La provincia de Pyongan, en el condado de Mundok, es famosa por ser el granero de Corea del Norte. En virtud de las Nuevas Medidas de Ordenación Económica del 28 de junio, los equipos de trabajo agrícola se redujeron de 10-25 personas a 4-6 personas como parte del sistema de gestión de campo. Pero para estas granjas en el condado de Mundok bajo el sistema de gestión de campo, cada individuo es considerado como responsable de todo el proceso: desde la aplicación de estiércol a los campos en el invierno, hasta la recolección en el otoño. Ahí es donde comenzó el problema.

Uno de los mayores problemas es el equipo. En los viejos tiempos, los tractores eran utilizados por las granjas comunales, pero bajo el nuevo sistema, se contratan para ganar dinero. Si el líder de un equipo de trabajo tiene una buena relación con sus superiores, podría ser capaz de alquilar un carro de bueyes de vez en cuando, pero no puede utilizar el equipo de la granja cuando quiera, como era el caso anteriormente.

Los que tienen dinero compran gasolina para los tractores y los alquilan como un negocio. Pero muchos agricultores no pueden costear el alquiler. Para las familias más pobres, la única solución es el sudor y la determinación. Toda la familia tiene que movilizarse para producir el estiércol, incluso los niños y los ancianos.

Cuando llega la época de la cosecha en el otoño, las autoridades exigen parte del producto. La cuota se determina sobre la base de la superficie. Los agricultores han cambiado desde entonces sus opiniones sobre el sistema, diciendo: “El estado no aporta ningún dinero para apoyar la agricultura. Inicialmente, el sistema de gestión de campo parecía atractivo, pero en la práctica, nos está haciendo la vida difícil “.

Asumo que algunos agricultores prefieren no aceptar como el terreno. ¿Se les permite negarlo?

No estoy seguro acerca de otras regiones, pero hay una historia relacionada con esto desde el condado de Mundok. Un agricultor de la región trabajaba bajo el sistema de gestión de campo durante tres años. Al final, calculó que podía ganar más dinero vendiendo en el mercado, por lo que renunció. Pero no está permitido simplemente lanzar las manos hacia arriba y decir, “No quiero hacer esto más.” Eso lo habría convertido en el sujeto de una investigación ideológica. En su lugar, dio la excusa de que estaba demasiado enfermo y débil para cultivar más.

Usando enfoques similares, algunas personas han terminado la transición del sistema de gestión de campo y han puesto en marcha sus propios negocios. Para ello, tienden a una pequeña granja individual (150-300 metros cuadrados), y vender los productos en el mercado abierto. Esto les hace ganar más de lo que ganarían en el sistema de cultivo colectivo o en el sistema de gestión de campo.

¿Qué tipo de cultivos producen las personas que cultivan sus parcelas privadas en el condado de Kimjongsuk?

La mayoría tiende a cultivar ajo, maíz o tomates. En particular, el ajo se cosecha alrededor de mayo y junio, por lo que puede ser una buena manera de ganar dinero a principios de la temporada. Las plantas de ajo prefieren suelos ligeramente salinos, lo cual es bueno para los residentes locales porque hay marismas cerca.

Un montón de ajo chino se vende en Corea del Norte, pero no es tan bueno como la variedad local. El ajo de Corea del Norte tiene una gran fragancia y sabor. Aunque es más caro, algunos residentes la compran por esta razón. Después de que las plantas del ajo se cosechan, la gente planta rábano y col. Se puede sembrar de forma más anticipada en el Norte que en el Sur. La col se vende entonces como un artículo especial por un precio superior.

¿Hay alguna otra oportunidad de hacer dinero para los residentes rurales del condado de Pyongan del Sur?

Algunos residentes venden patos y pollitos. Compran los huevos y construyen una incubadora, que utilizan para ayudar a los polluelos a eclosionar. Luego los llevan a los Mercados Generales (mercados oficiales) para la venta.

Fuera de la agricultura, es importante mantener abiertas otras líneas de trabajo. Aquellos sin otras oportunidades realmente luchan por sobrevivir.

Se podría pensar que estos residentes estarían mejor en términos de seguridad alimentaria, porque la región se la conoce como granero del país. Pero usted está diciendo que algunos residentes todavía están preocupados por ser incapaces de ganarse la vida?

El arroz cultivado en el condado de Mundok es de alta calidad y pegajoso. Se vende a un precio superior en el mercado. Pero hemos recibido la noticia de que a pesar de esto, los niveles de vida locales son tan bajos como los precios. La situación es especialmente grave para los niños pequeños. Los niños de Mundok y la ciudad de Anju hacen varias cosas para tratar de ayudar a sus familias a ganar dinero, como pescar para vender o trabajar en una fábrica de pestañas falsas.

Los niños son conocidos por caminar por los campos de arroz con toallas de mano en la noche porque es el mejor momento para coger peces. A veces los adolescentes se acercan y roban su captura. Como excusa, se llaman a sí mismos “patrulleros” y dicen que los niños están destrozando los campos de arroz por caminar sobre ellos. Hay una expresión que dice que los niños en esta región se ven obligados a crecer más rápido en comparación con los niños de la ciudad. Los padres usan el dinero que sus hijos ganan para comprar comida.

Hay niños menores de diez años trabajando en algunas de las fábricas de pestañas falsas.

Otra fuente dijo: “Esta es la edad en la que se supone que los niños deben estar corriendo y jugando, pero se han movilizado para trabajar en las fábricas. Están curvados todo el día haciendo su trabajo, por lo que su postura se ve afectada. Después de años de enfocar su vista intensamente, su vista también comienza a sufrir. Los materiales, que provienen de China, se dice que tienen que les ocurre algo. Algunos de los niños que han trabajado con los materiales durante muchos años han desarrollado la tuberculosis”.

* Editado por Lee Farrand