Comenzó como una fuente de divisas para la familia Kim y se convirtió en un problema social enorme. Las mujeres que trabajan en el mercado negro y en la casa son las consumidoras principales. Es tanto el dinero que genera que sobornar a los funcionarios es costumbre

Leer artículo en Infobae