Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.asiapress.org/rimjin-gang/report/20170511-total-war-is-impossible/

Muchos medios de comunicación japoneses en el reciente mes han reproducido una noticia llamada “Crisis de la península coreana en abril”: el gobierno de Trump puede atacar a Corea del Norte contra sus armas nucleares y misiles, y así Corea del Norte puede vengarse de Estados Unidos lanzando misiles a Japón y Corea del Sur.

Ahora, ¿que piensan los norcoreanos acerca de la posibilidad de una guerra? ASIAPRESS está escuchando diversas voces de reporteros en Corea del Norte desde abril. El régimen de Kim Jong-un también está intensificando la tensión al realizar simulacros de emergencia y advirtiendo de que una guerra es inminente.

Sin embargo, las respuestas de las personas de Corea del Norte son bastante frías e indiferentes.

“No debería haber nadie que crea que una guerra pudiera estallar. A nadie le interesa, ni teme, aunque tengamos que unirnos al ejército por una orden forzada desde arriba”, dijo una mujer en la zona norte de Corea del Norte a través de un correo electrónico a mediados de abril. La mayoría de los  informadores compartían casi las mismas opiniones.

Este tipo de respuesta insípida podría deberse a la “insensibilidad de la guerra”. El régimen norcoreano ha mantenido la tensión y la carga hacia su pueblo diciendo que “la guerra es inminente” después de la guerra fría. En realidad, ha habido múltiples casos de situaciones volátiles con los Estados Unidos. (*)

El régimen inició extensas instigaciones internas y externas para que una guerra pudiera ser inminente después de la primera prueba nuclear del régimen de Kim Jong-un en febrero de 2013. Mantuvo a su pueblo bajo presión movilizando completamente al pueblo, como usar simulacros antiaéreos. Pero la guerra nunca estalló. La gente se dio cuenta de que el régimen tiene como objetivo el mantener un control estricto sobre su pueblo despertando tensión a través de la preparación de la guerra. El gobierno se convirtió en el chico que gritaba “que viene el lobo”.

Es casi imposible una guerra a gran escala para el Ejército Popular

Como los propios norcoreanos creen que sus militares no pueden librar una guerra a gran escala, paradójicamente, se sienten menos tensos ante la posibilidad de una guerra. ASIAPRESS recibe periódicamente informes de reporteros informantes; la primera cosa que mencionan es el empeoramiento de la nutrición de los soldados, así como el mal estado de los equipos.

“Los soldados que vuelven a sus casas debido a la desnutrición se incrementan notablemente este año. Tres soldados llegaron recientemente. Uno de ellos dice que morirá al lado de sus padres en lugar de morir de hambre. Dice que ya no puede soportar la vida militar. “(Un trabajador por teléfono el 19 de abril)

“El ejército todavía debe usar carbón de motor debido a la escasez de petróleo” (Ex soldado al teléfono el 20 de abril)

La desnutrición entre el Ejército Popular es gradualmente común desde hace 20 años. El número de soldados es de alrededor de 1 millón, que representa el 5% de la población total. El régimen no puede permitirse alimentar a ese gran número de soldados debido a su escasa capacidad financiera. Además, las malversaciones están tan extendidas entre los oficiales que las raciones son minúsculas para los rangos inferiores.

Hay una broma de autodesprecio popular que dice: “¡Seguro que tienen un ejército secreto para la guerra real!”

El régimen de Kim Jong-un ha utilizado hábilmente las imágenes de lanzamiento de misiles o el valiente desfile militar para propagarlo como un “poder militar”. Es necesario ver objetivamente la realidad del Ejército Popular. Sin embargo, la energía nuclear y los misiles son intimidantes.

* Un buque estadounidense ‘Pueblo’ fue atacado y capturado en enero de 1968, habiendo dejado un muerto y 82 detenidos. Estados Unidos envió un portaaviones para presionar a Corea del Norte para que liberara a su tripulación. Pero el líder, Kim Il-sung se negó. La tensión aumentó. Eventualmente, Estados Unidos se disculpó y la tripulación fue liberada.

Dos soldados norteamericanos fueron asesinados por soldados norcoreanos mientras podában árboles en el área de seguridad conjunta de Panmunjom en la zona desmilitarizada. Las fuerzas estadounidenses enviaron un portaaviones y cortaron los árboles. Kim Il-sung expresó su pesar, lo que impidió una mayor confrontación.

La administración Clinton de Estados Unidos estableció una campaña limitada de bombardeos contra la instalación nuclear de Yongbyon, en Corea del Norte, en mayo-junio de 1994. El presidente de Corea del Sur, Kim Young-sam, se opuso implacablemente al bombardeo. El bombardeo fue detenido mientras Kim Il-sung expresaba la congelación nuclear al ex presidente estadounidense Jimmy Carter. Una víctima de secuestro, Hasuike Kaoru escribió en su libro ‘Secuestro y Resolución’: Habían vivido rígidamente con el miedo a la guerra mientras los apagones se imponían en Pyongyang en esos días.