Por Brandon Showalter
Traducido por Josué de Juan
Fuente http://www.christianpost.com/news/christian-orphans-north-korea-tortured-faith-jesus-christ-activists-say-181916/

[Imagen superior: (Foto: Reuters / Kim Hong-Ji) Los cristianos oran por los norcoreanos hambrientos durante una sesión de oración en Seúl el 1 de marzo de 2012. Cerca de 300 cristianos surcoreanos también pidieron a China que no envíe a los norcoreanos detenidos en China al Norte. Los norcoreanos podrían ser ejecutados después de su repatriación.]

WASHINGTON (Reuters) – Los huérfanos norcoreanos son “torturados duramente” si se descubre que son cristianos, y el gobierno chino es cómplice de estas atrocidades, según activistas de derechos humanos y defensores de la libertad para Corea del Norte.

Varios defensores de los derechos humanos, entre ellos un desertor norcoreano que usaba gafas de sol para ocultar su identidad, contaron relatos desgarradores sobre niños huérfanos en Corea del Norte y refugiados que viven en China para denunciar sobre su situación durante un panel celebrado en la Universidad de Georgetown el miércoles.

El evento fue parte de la Semana de la Libertad de Corea del Norte, patrocinada por la Coalición por la Libertad de Corea del Norte, organizada por la Fundación Isabella y la Verdad y Derechos Humanos de Georgetown en Corea del Norte.

Lim Hye-Jin de la Nueva Unión de Mujeres de Corea contó a través de un traductor una historia sobre el trato de la dictadura norcoreana a 17 huérfanos de Corea del Norte que decidieron desertar e hicieron su casa bajo un puente en China. Fueron arrestados y detenidos en un centro de detención en China y repatriados por la fuerza a Corea del Norte. Tres de los 17 se supo que eran cristianos y enviados a un campo de prisión política.

“Bajo la ley de Corea del Norte, los niños menores de 18 años no deben ser enviados a un campo de prisión política, pero en este caso, siendo cristianos y descubrirse que habían estado en una iglesia, de modo que fueron separados de su grupo donde fueron “torturados ásperamente” mientras que los otros huérfanos fueron enviados a un campo de reeducación con otros niños, dijo Lim.

Los agentes de seguridad de Corea del Norte descubrieron que eran cristianos porque descubrieron callos de rodillas, ya que habían estado orando durante mucho tiempo para que Dios los ayudara, dijo Lim.

A los otros 14 huérfanos se les dijo que los tres huérfanos cristianos que habían sido separados del grupo habían sido enviados a un orfanato en Corea del Norte. Pero esos niños le dijeron a Lim que si eso era así, sabían que tratarían de escapar porque estaban “100 por ciento seguros” de que morirían de hambre si permanecían en el orfanato. Al menos tenían una oportunidad de sobrevivir mendigando en las calles.

Historias como estas continúan ocurriendo hoy, agregó Lim, concluyendo sus comentarios pidiendo a la gente que oren por los norcoreanos.

Suzanne Scholte, fundadora y presidenta de la Fundación del Foro de Defensa , que coauspició el panel, señaló que los refugiados norcoreanos son diferentes a cualquier otro en el mundo porque tienen un lugar donde reasentarse inmediatamente, ya que son ciudadanos de Corea del Sur bajo la Constitución surcoreana.

“No hay razón para que China continúe con esta brutal política inhumana de cómo tratan con los refugiados norcoreanos y los huérfanos”, agregó Scholte, señalando que la crisis podría resolverse de la noche a la mañana si el gobierno chino respetara sus obligaciones internacionales.

La severa persecución de los cristianos en Corea del Norte no es nueva. Open Door USA siempre clasifica a la nación totalitaria como el lugar más opresivo en el mundo para los cristianos.

El Christian Post preguntó al panel por qué el régimen norcoreano considera el cristianismo particularmente amenazador para incluso torturar a los niños.

“El régimen de Kim se estableció usando algo de la doctrina de la fe cristiana”, explicó Scholte, añadiendo que Kim Il Sung, el primero de la dinastía Kim, reconoció el poder de la fe, ya que muchos de los que se opusieron a los opresores japoneses fueron cristianos y fueron instrumentos en el movimiento independentista coreano a pesar de que eran una pequeña minoría de la población.

Pero Kim Il Sung “lo pervertió para sus propios propósitos, estableciéndose como Dios”, dijo, apropiándose de su hijo como la figura de Cristo y “Juche”, que significa “confianza en sí mismo”, para el Espíritu Santo. El régimen tiene un credo propio que está inspirado en el Credo de los Apóstoles, que declara la lealtad religiosa a la dictadura.

“Así que si eres cristiano y crees en Dios [y no en el dictador] eso es una amenaza directa para el régimen”, dijo.