Declaración del Comité de Fomento de Asilo del Colectivo de Desertores
Fuente/Source: Jiyeon Ihn via Jihyun Park
3 de mayo de 2017
Traducido por Josue de Juan

Nosotros, 3.000 desertores norcoreanos que escapamos de la esclavitud impulsada bajo el régimen norcoreano marcado por una sucesión hereditaria en el poder por tres generaciones, declaramos nuestra voluntad de buscar asilo colectivamente si Moon Jae-in es elegido presidente de la República de Corea (Corea del Sur).

Durante el fin de la administración de Roh Moo-hyun el 8 de febrero de 2008, la administración forzó la repatriación de 22 desertores norcoreanos que llegaron a Corea del Sur en botes de caucho. Esto sucedió 10 horas después de su llegada al sur y como resultado de la repatriación, todos fueron ejecutados al regresar a Corea del Norte.

Además, los números de registro como residentes coreanos dados a los desertores norcoreanos por el gobierno de Roh Moo-hyun eran fácilmente distinguibles y el gobierno desatendió la detención de desertores de nacionalidad surcoreana que estaban de visita en China. O eran activistas que trabajaban para difundir el mensaje de la libertad en Corea del Norte allí en China o simples visitantes que fueron detenidos por la policía china o el Departamento de Seguridad del Estado de Corea del Norte.

Como resultado de ello, se presume que han desaparecido aproximadamente 1.000 desertores en un lapso de 2 años entre 2005 y 2007, por lo que instamos a la policía coreana, al Ministerio de Unificación, al Ministerio del Interior y organizaciones afines a que revelen la lista de desertores desaparecidos durante ese período de tiempo.

Además, un testimonio indica que en una sucursal de la Seguridad del Estado en la ciudad de Cheongjin en Corea del Norte, 219 desertores de la nacionalidad surcoreana obligados a ser repatriados fueron ejecutados o enviados a campos de prisión políticos. Instamos a Moon Jae-in, entonces principal secretario presidencial del presidente Roh Moo-hyun, a aclarar lo que realmente sucedió durante ese tiempo.

Durante el gobierno de Roh Moo-hyun, los desertores norcoreanos fueron oprimidos y discriminados en Corea del Sur. Por ejemplo, los desertores que trabajan en empresas surcoreanas fueron presionados a renunciar después de escuchar comentarios como “Las relaciones inter-coreanas están yendo bien y no queremos que los desertores trabajen en nuestra empresa”.

Bajo estas circunstancias, los desertores no tenemos otra opción que buscar asilo colectivo si la Moon Jae-in es elegido como presidente.

Si el candidato Moon Jae-in es elegido y reforma el Servicio Nacional de Inteligencia de Corea y elimina la Ley de Seguridad Nacional, organismos que mantienen la libertad en la República de Corea, un equipo de asesinos norcoreanos podría frecuentemente venir a Corea del Sur para secuestrar o asesinar desertores. Esto representa un riesgo potencialmente mortal para nosotros.

El candidato del Partido Demócrata de Corea, Jae-in, declaró que primero visitará Corea del Norte en lugar de los Estados Unidos una vez que sea elegido, y también declaró que “aplastará a los conservadores”. Otro miembro del Partido Demócrata, Lee Hae-chan, dijo que “los conservadores necesitan ser aniquilados”. A nosotros, los desertores nos quita el sueño por temor a lo que pueda suceder con nuestro destino.

Aproximadamente 30.000 desertores se han establecido en la República de Corea después de arriesgar sus vidas para dejar Corea del Norte en busca de libertad. La creación de un gobierno que colabora con Corea del Norte y conspira con él, amenaza en gran medida nuestro derecho a la vida y a la existencia. Si surge tal gobierno, hemos decidido buscar asilo colectivamente a países democráticos libres, incluyendo Estados Unidos, Japón, Reino Unido y Francia.

Nosotros, los desertores arriesgamos nuestras vidas para buscar la libertad en la República de Corea y tenemos la responsabilidad de luchar por la libertad y los derechos humanos de los residentes norcoreanos. Sin embargo, es muy triste y desafortunado ver nuestro derecho a la vida y de existencia amenazados y tener que tomar la decisión radical de dejar Corea del Sur.

Nuestros queridos coreanos,

Pedimos su ayuda en este momento crítico. Por favor, ayúdenos a los desertores que hemos huído de la muerte desde Corea del Norte en busca de libertad en el Sur. Ayúdanos a quedarnos.

Fomento del Asilo Colectivo de Desertores