Por Paek Chang-ryong, reportero desertor
Traducido por Josué de Juan
Fuente http://www.asiapress.org/rimjin-gang/report/truth-military-parades/

[Imagen superior: Las tropas femeninas, presumiblemente una unidad paramilitar compuesta por estudiantes universitarios, marchan en el “Día de la Victoria” del 60 aniversario de la Guerra de Corea (Julio de 2013. Captura de pantalla de la cadena estatal norcoreana KCTV).]

La participación en las marchas públicas se utiliza para medir la lealtad de los ciudadanos al liderazgo

Para muchos extranjeros, Corea del Norte evoca imágenes de interminables desfiles militares, innumerables filas de soldados caminando ardientemente en la Plaza Kim Il-sung de Pyongyang, mostrando lealtad absoluta a su líder Kim Jong-un. Sin embargo, a menudo se pasa por alto a los estudiantes y los soldados movilizados para unirse a estas marchas, que sufren inmensamente durante el curso de su formación. El reportero desertor Paek Chang-ryong ofrece sus impresiones en la participación del desfile.

He visto imágenes de vídeo de un desfile militar en el sitio web estatal de Corea del Norte. Las tropas estaban compuestas por el Ejército del Pueblo Coreano y Fuerzas Armadas Civiles (Paramilitares). La unidad más impresionante de la marcha fue la de los estudiantes de secundaria, con sus pañuelos rojos. La visión de los estudiantes en sus primeros años de adolescencia llevando rifles automáticos y granadas me recordó a mis días en Corea del Norte. Fue doloroso para mí ver a estos jóvenes estudiantes cumpliendo órdenes de marchar junto a las tropas senior. He sido testigo de muchas sesiones de entrenamiento rigurosas impuestas a los estudiantes en preparación para marchas cuando estuve en Corea del Norte. Su período de formación asignado oscila entre seis meses y un año en total. Para estos jóvenes estudiantes, no es más que una dura formalidad para soportar estos entrenamientos agotadores.

Las facciones que representan a las Fuerzas Armadas Civiles son la Guardia Roja Campesina 로농 적위대, y la Guardia Roja Joven 붉은 청년 근위대. La mayoría de los desfiles de las Fuerzas Armadas Civiles están formados por estudiantes de la universidad, la academia y la escuela intermedia.

002Esta imagen está tomada de un vídeo grabado en el distrito de Sosong, Pyongyang en el verano de 2006. Las estudiantes femeninas se reúnen cerca del museo de la Exposición de las Tres Revoluciones para practicar para un desfile militar en honor del cumpleaños de Kim Jong-il. Cada alumno lleva un pañuelo blanco con un número consecutivo. (Lee Jun / Pyongyang / Agosto 2006) ASIAPRESS

Cuando los estudiantes son reclutados para convertirse en participantes del desfile, esta obligación se convierte en la principal prioridad en sus vidas, y los compromisos anteriores de trabajo o estudio se quedan en relegadas. Normalmente terminan las clases por la mañana, luego practican ejercicios de marcha por la tarde. La mayoría de los estudiantes estiran las articulaciones de las rodillas en algún momento debido a las sesiones de entrenamiento excesivo. Entrenamiento de detención adicional, conocido como “ejercicios de castigo”, le espera a las unidades que cometen errores durante las prácticas de la marcha. Se considera que es la responsabilidad de toda la unidad que la rutina sea perfecta, este castigo se impone a todo el mundo, incluso cuando una sola persona comete un error. Previsiblemente, esto a menudo conduce a un severo resentimiento entre los manifestantes. Este método de disciplina es común en Corea del Norte, donde la socialización de las personas está orientada al colectivo.

Con este enfoque, los supervisores los desfiles y juegos explotan a las personas para movilizar las marchas bajo su mando. Esto ejerce una presión intensa sobre cada participante, llevando inevitablemente a peleas, y a veces incluso a la disolución de amistades. Se elogia como un honor ser elegido para participar en un desfile militar, pero en realidad, es una pesada carga física y emocional para los jóvenes en crecimiento.

003Un comandante de la marcha supervisa los movimientos estudiantiles. (Lee Jun / Pyongyang / Agosto 2006) ASIAPRESS

El desempeño de cada participante en el desfile se evalúa como la medida de su lealtad al liderazgo. Es la fuerte politización de la participación en la marcha que distingue los desfiles de Corea del Norte de aquellos que tienen lugar en otros países. Las marchas desorganizadas se interpretan como signos de corrupción del pensamiento y degeneración moral. Los participantes en desfiles militares, llevados bajo la autoridad del Ejército del Pueblo, están sujetos a un escrutinio particular. Los mandatos de los supervisores son órdenes absolutas a seguir, se prohíbe a los participantes visitar otras ciudades durante toda la duración del período de formación (hasta un año), y durante los ejercicios de práctica, los manifestantes no pueden abandonar sus posiciones en ninguna circunstancia, ni siquiera para usar el baño.

004La mayoría de estas alumnas son miembros alistados de las fuerzas paramilitares. En otros países, los participantes de la marcha pueden compartir sentimientos de camaradería y logros colectivos. Pero en Corea del Norte, tales actuaciones atléticas se atribuyen exclusivamente a la política. Cada movimiento es una muestra de lealtad, y se considera dedicado al Líder Supremo. (Lee Jun / Pyongyang / Agosto 2006) ASIAPRESS

005Las estudiantes femeninas forman fila y marchan en “pasos de ganso”. Un “paso de salto” es estrictamente necesario, y las espaldas deben mantenerse rectaS. (Lee Jun / Pyongyang / Agosto 2006) ASIAPRESS

La disciplina es de suma importancia para una mentalidad grupal, y ninguna idea individual puede sobrevivir en tal ambiente. El énfasis en la responsabilidad colectiva refleja el sistema actual de opresión social en las múltiples capas en Corea del Norte. Así es como el Estado controla la sociedad, utilizando la vigilancia comunal de las personas entre sí.

El desfile de Corea del Norte puede ser abrumadora. Pero cuando los veas en las noticias, quiero recordarles que hay muchas lágrimas y sufrimientos detrás de las actuaciones de los jóvenes estudiantes, no son robots, y cada uno de ellos tiene sentimientos humanos como usted.