Por Kim Dong-cheol
Traducido por Josué de Juan
Fuente http://www.asiapress.org/rimjin-gang/report/exemplary-contributors_praised/

001Arroz expuesto en el mercado. Aquí se puede encontrar arroz chino, pero la gente prefiere el arroz nacional y el maíz que es bastante más caro. (Tomado por Kim Dong-cheol, enero de 2011, suburbio de Pyongyang) (C) ASIAPRESS

Los alimentos cargados desde la aldea del granjero van al mercado por manos de comerciantes Tegori, como escribí en el artículo anterior. Luego la comida va a los vendedores minoristas, antes de llegar a la gente común.

El arroz y el maíz se pueden encontrar en todos los mercados de todo el país. Esto contrasta con las instituciones militares que luchan con escasez crónica de alimentos.

Visité la ciudad capital, Pyongyang, a finales de enero hasta principios de febrero para cubrir algunas historias. Vi un montón de comida que se vende en el mercado.

Los mercados estaban llenos de mucha gente para la preparación para el Año Nuevo lunar.

Un mercado es uno de los mejores lugares que el gobierno puede requisar alimentos de manera efectiva. Sin embargo, la incautación forzada desencadena la ira de la gente. La gente está lista para luchar contra cualquier cosa para proteger su propia fuente de vida para sobrevivir en este país.

En el pasado, cuando se aumentó el impuesto al mercado (* 1), oí que había gente que criticaba abiertamente esta introducción fiscal. Esto es completamente inusual en nuestro país.

(Nota * 1 – Un impuesto que un comerciante paga a la oficina de administración del mercado todos los días)

Así que el primer paso que tomó el gobierno fue “estimular e incentivar la contribución de arroz para los militares”.

002

Una pizarra instalada cerca de la entrada del mercado público. Se escriben los nombres del comerciante y su cantidad de contribución. Elogia a los contribuyentes de mayor cantidad como “Vanguardistas de refuerzos con vientos de belleza”. (Tomado por Kim Dong-cheol, febrero de 2011, suburbio de Pyongyang) (C) ASIAPRESS

Hasta donde yo sé, nunca se ha visto que el gobierno pidiera a los comerciantes que aportaran alimentos del mercado. Así que se demuestra lo grave que es la situación crítica de los alimentos que enfrentan los militares. Tiene sentido que los jóvenes soldados cadetes dijeran que más de la mitad de su tropa está desnutrida en mi entrevista anterior.

Empecé a caminar por el mercado. Me encontré con la escena de una pelea. Parecía ser entre un comerciante y el oficial de administración del mercado. Ambos mujeres.

003Un anuncio público de elogio. La nota de la izquierda elogia a una mujer que donó 30.000 won en efectivo (unos 13 dólares estadounidenses en ese momento) a la estación militar donde está designado su hijo. La nota de la derecha es sobre una esposa de oficial veterano del ejército que contribuyó 60 kilogramos de arroz a los militares. (Tomado por Kim Dong-cheol, enero de 2011, suburbio de Pyongyang) (C) ASIAPRESS

Oficial de Administración de Mercado: Hey! ¿No sabes que estamos recolectando arroz para los militares? ¡No puedes decir que no! Lo escuchaste por primera vez, ¿eh? ¡No te hagas el estúpido!

Mujer comerciante: No, no quiero decir eso ….

Oficial: ¡Digo que deje de hacerse el tonto!

Mujer: He oído que cada familia contribuye con un kilogramo en el pueblo del agricultor. Pero es la primera vez que escucho que la campaña de contribución se impone aquí [en el mercado] también.

Oficial: No me mientas. ¿Crees que puedo rebajarlo? ¡De ninguna manera! Todo el mundo presenta una contribución justa.

Mujer: Estoy haciendo negocios aquí todos los días. Entonces, ¿por qué tiene que ser hoy?

Oficial: ¿Te dije que contribuyes ahora mismo? Puede ser esta noche, no tiene que ser arroz o maíz. Dije que incluso la soja está bien. Te he dado opciones. Pero ahora usted dice…

Mujer: Cómo puedo hacer contribuciones. No tengo suficientes ingresos.

Oficial: Cállate! ¿No tiene ingresos? ¡Que porqueria! Te hice un trato, ese impuesto de mercado de 300 won por 250 won. ¿Cómo puedes decir que no puede permitirse el lujo de aportar una contribución? He pasado todo el día reuniendo contribuciones de arroz. Ahora tengo que gritar. ¡Termina con esa mierda! Incluso las mujeres mayores presentan contribuciones sin ninguna queja. No es comida para mí mismo … Aquellos que no se someten siempre se quejan.

004La mujer en el medio con el bolso marrón es un oficial de la administración del mercado. Este es un servidor público. El oficial recolecta arroz para los militares visitando cada parada del comerciante. Un niño que está detrás de ella es un sin techo, o Kotchebi, camina alrededor para mendigar. (Tomado por Kim Dong-cheol, enero de 2011, suburbio de Pyongyang) (C) ASIAPRESS

Finalmente, el funcionario pudo cobrar la contribución. Hablé con una mujer que estaba presenciando esta escena de pie junto a mí. Ella parecía ser un comerciante también.

Kim: Se le dice que aportar arroz para los militares, ¿verdad?

Mujer 2: Si.

Kim: ¿Cuánto de cada persona?

Mujer 2: 10 kilogramos cada uno.

Kim: ¿Se le pregunta a cada comerciante? ¿No puede hacer negocios en el mercado si no envía la contribución?

Mujer 2: Es por eso que tratan de recogerlo dentro del mercado. Los comerciantes no pueden ganarse la vida si no pueden hacer negocios dentro en el mercado. El gobierno, que conoce estas circunstancias, apunta especialmente a los comerciantes del mercado. Contribuya o muera. Esto rige el mercado y nuestro país.